PHIL COLLINS IN LONDON

PHIL COLLINS IN LONDON

LA LUZ DEL MISTERIO

LA LUZ DEL MISTERIO
MIÉRCOLES DE 20.30 PM A 22.00 PM LONDON TIME http://mixlr.com/london-radio-word/

miércoles, 12 de agosto de 2015

El hombre lobo español

“Con lo que he viajado en mi vida he podido comprobar que el mundo del misterio existe y es real”  
Paul Naschy


By Julio Barroso

En exclusiva para los lectores de El Ibérico y de este blog, recordamos a uno de los actores y directores más creativo del cine de terror. Su nombre (el que le ha hecho famoso, no el auténtico) es sinónimo de hombre lobo, de historias de vampiros y otros seres extraños. Un primer paso muy sugestivo para sentarnos a hablar de misterio con garantías de conseguir extraerle buena miga al entrevistado.
Sus orígenes en el cine no fueron precisamente fáciles. No obstante, tras algunos trabajos como extra en alguna película de la época, se lanzó a la dirección ante las miradas atónitas de sus compañeros de profesión, que vieron en él a un perfecto loco. Y lo cierto es que si Paul Naschy no hubiera explorado el género de terror desde las dificultades de la España franquista, los nuevos directores no tendrían apenas referencias nacionales. No debió ser fácil trabajar con temáticas tan poco ortodoxas bajo el permanente y asfixiante control que la censura ejerció en sus películas.
Sin embargo, sus trabajos dieron la vuelta al mundo y consiguió ser un director respetado, sobre todo en EE.UU. y en Japón, quizás porque la mentalidad de aquellas sociedades era más avanzada de lo que lo estaba la nuestra. Sea como fuera, lo único seguro es que triunfó en lo que a él más le gustaba. Dándole así la posibilidad de rodar más de 110 películas en las que dar rienda suelta a su imaginación, preñada de historias espantosas.

La trayectoria cinematográfica de Naschy

Ver alguna de sus cintas, aún hoy, produce escalofríos. Se trata de un cine con un estilo propio muy poco explorado en España y, a nuestro modo de entender, su garantía de calidad no sólo estriba en la eficacia escénica de este director, así como sus interpretaciones genuinamente terroríficas, sino sobre todo en el conocimiento en profundidad y acercamiento al mundo de lo paranormal. De hecho, en el devenir de tantos viajes por el mundo atendiendo asuntos profesionales, tuvo la posibilidad de presenciar alguno de estos fenómenos tan desconocidos.
Además de hombre lobo, Naschy también se ha transformado en Drácula, en Jack el Destripador, en Frankenstein, en diversos asesinos en serie y hasta en el mismísimo Diablo. Ha tenido también la oportunidad de explorar otros géneros como el melodrama y la comedia. El mejor ejemplo de este último fue El transexual, un film que en su momento tuvo que sortear muchos obstáculos para poder ser rodado en España y que contribuyó notablemente a potenciar su matrimonio con la polémica.

La poderosa llamada del misterio

Especialmente interesantes resultan sus reflexiones en torno a la figura del hombre lobo. Según sus palabras, no sólo el hombre lobo existe, sino que además podría encontrarse entre nosotros: no como un ser mitológico o de leyenda, sino como un ser humano con un infierno en la mente, una apreciación acertada que no choca con algunos de los planteamientos de la psicología moderna. Además, existen evidencias históricas bien documentadas de su existencia en la antigüedad.
Curioso es a veces el devenir de la vida y lo caprichoso del destino, porque Naschy iba más bien para arquitecto que para artista; incluso llegó a licenciarse. También practicó el deporte de élite, pero la llamada del misterio llamó con más fuerza a su puerta: pudieron más los libros de historias terroríficas que los libros de arquitectura, quizá porque aquéllos arroparon sus noches de invierno durante su infancia, alimentando en su mente así toda una mitología de personajes imposibles que, con el paso de los años, cobrarían vida en forma de celuloide.
Dicen que la veteranía es un grado, y Paul asegura que todos los kilómetros que ha viajado en su vida le han servido para comprobar que el mundo del misterio existe y es real.

Conversando con Paul Naschy

Alguien como usted, licenciado en arquitectura, deportista de élite y pintor, ¿cómo acabó en el mundo del cine?

Pues de todo lo que ha enunciado, lo que más me fascinó era el cine y entrar en ese mundo no fue nada fácil. Y sobre todo cuando se me ocurrió hacer determinado género. Comencé como extra en Distinguido rey de reyes y en 55 días en Pekín. Luego me inicié en la dirección y empezaron las primeras dificultades. Me consideraban una especie de loco extraño que pretendía hacer películas de vampiros, hombres-lobos y guiones sobre lo paranormal.

Según tenemos entendido, su fama le llegó por la película que escribió y protagonizó encarnando a un hombre-lobo…

Sí, y me ocasionó muchos problemas. Su título inicial fue Licántropo, y luego pasó a llamarse La marca del Hombre Lobo. Me dijeron los distribuidores que ni yo sabía lo que era un licántropo. Quise además que ese hombre-lobo fuese asturiano, pero la censura me lo prohibió. Su leyenda me apasiona y ése fue mi particular homenaje a su figura. Tuvo mucho éxito y dio la vuelta al mundo.

De los personajes que ha interpretado, creo que el que más le ha fascinado ha sido el del hombre-lobo…

Aunque he interpretado a infinidad de monstruos, he de reconocer que el hombre-lobo tiene un lado humano que me apasiona. Un hombre-lobo puede serlo cualquiera, a nivel psicológico. Está demostrado que existen y que han existido a lo largo de la historia. Los hay y ha habido realmente, sin que tengan para ello que cubrirse de vello y salirles colmillos. Todo el poder maléfico está en sus mentes y el influjo lunar es completamente real.

Imagino que para escribir muchas de sus películas habrá tenido que documentarse profusamente.

Claro, así es. Es que siempre he sido un apasionado de todo esto, desde niño. El interés nació conmigo y en mis películas he tratado de introducir elementos parapsicológicos, fantasmales… y muchos otros. Para lograrlo es preciso conocerlos bien, dominarlos, y alcanzar ese conocimiento requiere una notable documentación.

¿Qué tipo de experiencias ha tenido en este mundo?

Pues, por ejemplo, he conocido a varios santones que quisieron hacer de mí un líder espiritual de sus sectas. Asistí también a una misa negra impactante en el este de Alemania. También vi como alguien era capaz de mover objetos, dominar la telequinesia y otros extraños fenómenos paranormales en Egipto. Con lo que he viajado en mi vida he podido comprobar que el mundo del misterio existe y es real.

Paul, ¿cuál sería el sueño que le gustaría ver cumplido?

Sencillamente, poder seguir cultivando este género y seguir escribiendo. Con eso sería suficiente.